Poesía sin Respeto

Pilar

Entre tu particular arquitectura
tus ladrillos apilados
y tus discos que no suenan
me paso la vida buscando la manera de sanarte
en los otros.

Mientras tú, silenciosa torre,
me sostienes sin quejarte
conservando tus curvas armónicas
siendo flexible en tu impecable resistencia
apoyando mi caminar por la vida.
Enseñándome
a erigir la belleza sin importar lo que pese.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *