Poesía sin Respeto

La otra

Mírame bien,
porque en mí habitan dos mujeres:
La otra y yo.

La otra se viste de princesa,
mojigata, mosquita muerta.
Sabe cómo timarme,
con sus mil y una máscaras.
Es muchas a la vez y siempre una.

A veces,
logro descubrirla.
A veces,
descifrarla.
A veces,
puedo abrazarla.
Y muchas veces
quisiera ser tan feroz,
como ella es conmigo.

Y ahora escribiendo esto
me pregunto, ¿Quién habla?
¿La otra
o yo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *