Poesía sin Respeto

Santa Marta

Brisa, que mece las palmas y acaricia el alma
lluvia, que cae en la montaña y lava la cara
una tierra llena de encantos que nadie pueden negar
mar, selva y montaña,
nieve, ríos y arena
Eres la magia de tenerlo todo, y a la vez no tener nada

Tus tesoros y riquezas vendieron al mejor postor
A tus pueblos originarios desplazaron en medio del dolor
Te han saqueado maltratado y humillado
Te han dejado rota en mil pedazos
Limpian tu rostro para mostrarlo en una foto
Mientras tu extensión parece una colcha de retazos

Como quisiera verte mi ciudad dos veces santa
como ese faro de luz, que da brillo y esperanza
como la casa grande que a todos abarca
un paraíso en la tierra, mi bella Santa Marta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *