Poesía sin Respeto

Penumbra

¿Qué estabas pensando cuando colapsaste?
No ofreceré disculpas por mi locura que tantas veces ignoró tus tejidos,
tampoco excusaré la hierba con la que siempre peleó tu materia gris

¿Qué estabas buscando?
No entiendo, no entiendo cómo urdiste todo.
Hoy mi mano derecha no se mueve y responde sólo a mis momentos de calma

¿Es en serio?
Cuando estoy tensa es torpe, también mi pierna izquierda.
Mi fisiatra habla de la zona de penumbra en la que entraron tus neuronas,
ósea las mías.

Tu baja plasticidad me está cobrando factura,
buen título viniendo de la ciencia,
buen título para lo que siento.
P E N U M B R A

¿En qué estabas pensando cerebrito?
Mi poco movimiento me subió unas cuantas tallas, también la ansiedad.
La visión no anda bien, pero está bien hacerse la de la vista gorda de vez en cuando.

Lo único que está intacto es mi humor negro,
al corazón si no lo metas en esto, lo desconozco, déjalo quieto,
está más expuesto que nunca y llora con facilidad,
le duele la vida de ahora que poco se parece a la de ayer.

¿A quién reclamarle?
Sé que tú tampoco me darás respuestas
Tal vez sea masoquista o tal vez esté huyendo de las respuestas
que sólo puede darme el alma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *