Poesía sin Respeto

Certeza

El salvaje aroma de montañas ciegas
tu geografía quebrada de olvidos,
mis ojos atlánticos bañados de ríos,
noches de aguaceros, vidas disparejas.

Descubres mi norte y mi sur
bebes mi vino y mi vinagre,
llegas en silencio, como un traficante.
Aun siendo lluvia, habitas mi azul.

Tenemos hoy, lenguajes, palabras,
jeroglíficos, códigos, rutas,
cabello despeinado, piernas enredadas.

Visitamos muertos, buscamos agujas,
recorremos tierras olvidadas,
borramos con besos, todas las dudas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *