Poesía sin Respeto

Mónica Sierra

Nací en Pereira, un domingo de diciembre. De la montaña heredé la calidez para abrazar y la fuerza para marcharme. Con mis manos grandes y no tan delicadas, acaricio, expreso mi amor, enredo hilos, cuido mis plantas, paso hojas de libros, capturo imágenes del mundo que me rodea, escribo. Soy testaruda, comprometida, sensible, escucho, no juzgo, estoy y me construyo. Instagram: @hecho_a_moni

Certeza

El salvaje aroma de montañas ciegas
tu geografía quebrada de olvidos,
mis ojos atlánticos bañados de ríos,
noches de aguaceros, vidas disparejas.

Descubres mi norte y mi sur
bebes mi vino y mi vinagre,
llegas en silencio, como un traficante.
Aun siendo lluvia, habitas mi azul.

Tenemos hoy, lenguajes, palabras,
jeroglíficos, códigos, rutas,
cabello despeinado, piernas enredadas.

Visitamos muertos, buscamos agujas,
recorremos tierras olvidadas,
borramos con besos, todas las dudas.

Sangre

Nací envuelta en hojas de tabaco,
oliendo a café,
en el vientre oscuro de una montaña llena de oro.

Nací enredada en hilos,
cruzando puentes,
entre ojos africanos
encadenados al mar.

Crecí entre perfumes de mujeres,
entre rinrines y renacuajos.
Me bañaron manos llenas de leches
y mantequillas.

Mi sangre sabe qué es morir de amor
y beber espantos.
Mi sangre sabe olvidar rosarios
y domar caballos.

Soy esta historia
y una suma de rizos.