Poesía sin Respeto

Catalina Velasquez

Esta soy yo, la piel, los huesos, la imaginación, la nutricionista de profesión que escribe por afición. Tengo 34 años de experiencias vividas, trabajo en un consultorio muchas horas seguidas. En la adolescencia conocí la magia de la poesía pero mis escritos jugaron a las escondidas. Hace dos años descubrí la escritura como misión de vida y de forma mágica apareció la maestra de escritura creativa que entre sonrisas me da la fuerza para desnudar las palabras.

Traviesa

Mi sangre, mi preciosa sangre,
escarlata, profunda, mi sangre hermosa,
turista por mis venas.

Mi sangre aparece cada mes,
me dice que estoy viva y puedo dar vida.

Mi sangre es la dama
del ajedrez de mi ser,
que se mueve por doquier.

Mi sangre, cuando pierde su rumbo,
es escandalosa y asusta,
no distingue raza ni especie.

Mi sangre, mi bendita sangre
mi curiosa y traviesa sangre,
aquella que me da vida
y también puede matarme.

Mi voz y vos

No puedo vivir sin voz,
vos de tú, voz de voz
vos de tú, cuando lo dices tú,
vos de voz cuando lo canto yo.

Mi voz y vos, mi canción sin voz
sin vos de tú, sin voz de voz.
voz de mí son, sin son, son
sin voz no hay canción,
sin canción no estas vos.

Te vas vos, se va mi voz
regresa mi voz y conmigo estás vos.
voz clamor, vos amor
vos de tú, voz de voz

Y yo

No puedo vivir sin vos.