Poesía sin Respeto

Carolina Florez

Recordé la sabiduría y diversión de mi alma a través de mis palabras. Ahora sé que puedo crear tanto como quiera desde las versiones que no me definen, me ayudan a fluir.

Lienzo

Desde niña pintaba en él, esbozaba emociones 

que mi mente y corazón no siempre dejaban ir.

Me enviaba mensajes en código que a veces 

no era capaz de descifrar. 

Establecí un sistema de comunicación 

para no olvidar, 

para darme voz, 

poder y conciencia 

de lo que era capaz de lograr.

Ese lienzo fino, bonito, fuerte, 

indomable, inteligente y puro, 

cada vez con más ímpetu,

más allá de lo físico, 

era yo, 

tratando de atravesar 

aquella piel que se había convertido en papel.

Hoy estoy reaprendiendo 

a traducir las palabras que dejaba sueltas,

a escribir con mi mágica voz.

Gratitud es lo que quiero devolverle a mi lienzo.

Mis Yo

Bellezas escondidas y expectantes

que insistentes retornan

ante las ventanas de mis ojos 

puentes hacia mi esencia.

Valientes, pacientes, impredecibles

en paralelo, dulces y amorosas

en contradicción, osadas y prevenidas

extrovertidas y para mi sorpresa, introvertidas.

Mis Yo, conectan un mapa perfecto

cada línea me guía hacia una respuesta

me motivan, me generan sed de mí

así a veces no las entienda.

Mis Yo, me reafirman como única

diferente como una mancha

que no puedes dejar de admirar

desdibujando el concepto de copia.

Algunos creen conocerlas en Diana, otros en Carolina.