Poesía sin Respeto

Angela Maria Bermudez

Los primeros 30 años de mi vida me llamaban Ángela y ahora me gusta el María, suena lógico y justo para honrar la manía de colocar nombres compuestos. Trabajo con números y sueño con letras, escribo y hablo sola todo el tiempo. Eterna curiosa, lloro con facilidad y amo el verbo “contemplar”. Soy fan del planeta tierra, le hablo a las plantas y colecciono libretas. Tengo un serio conflicto con las cosas torcidas y aún no me acostumbro a madrugar. Las letras, los rituales y la jardinería me salvaron la vida. Soy un corazón altruista, soñador y caprichoso. Una de mis curvas la toman en @monologosdeunamaria.

Mujer Otoño

Una mujer que parecía
una tarde de otoño,
a veces semilla y otras retoño
nostalgia que caía y por dentro florecía.

No tan fría, no tan cálida,
tu mirada naranja marca la entrada
niña romántica y enamorada
de cabello largo y piel pálida.

Solitaria y callada,
mujer de amable sonrisa
y alma sosegada.

Mariposa de otoño y dulce mirada
mujer de sutil brisa
que abanicas la noche con tu llegada.